Breve crónica de éste su Café

  • CAFÉ MADRID
    Allá por el año 1913, Don Francisco vio inaugurado su Teatro, nuestro recordado Teatro Moderno. Pocos Meses después, en 1914, inaugurí el edificio en el que tenemos el café…
  • CAFÉ NOVELTY
    Sabemos que logroñeses de gran renombre en el sector hostelero, como Don Zacarías Bezares, de nuestros convecinos Bezares de siempre, se hicieron cargo del Café antes que el susodicho Don Federico Sánchez…
  • CAFÉ ORIENTAL
    Don Federico Sánchez cambió el nombre a Oriental y dio a esta casa su empuje definitivo, un empuje que terminó con su muerte, que fue el peor momento en el devenir del establecimiento…
  • CAFÉ MODERNO
    …Mi abuelo regentó el Moderno y, entre otros locales, el “Bolo Pin Club”. Bolera que todavía se recuerda enfrente del añorado Colegio San José, en Calvo Sotelo. Dicen que era muy emprendedor y muy buen amigo de sus amigos. Le gustaban los Toros y era muy buen aficionado a la Fiesta, llegó a ser apoderado de algún diestro de la época…

 

Café Moderno

Mis abuelos, Mariano y Matilde, fueron una pareja que dejaron en la memoria de muchos de los que les conocieron un buen recuerdo. Mi abuelo era de Nalda y mi abuela navarretana, pero desde muy jóvenes se hicieron “Ciudadanos de Logroño”, como le gustaba decir a mi abuelo. No en vano, su rincón logroñés fue antes que Plaza de Don Francisco Martínez-Zaporta, la Plaza de la Imprenta, porque un alemán llamado Guillén de Brocar puso aquí la primera imprenta de Logroño y también le gustaba firmar como “Ciudadano de Logroño”.

Mi abuelo regentó el Moderno y, entre otros locales, el “Bolo Pin Club”. Bolera que todavía se recuerda enfrente del añorado Colegio San José, en Calvo Sotelo. Dicen que era muy emprendedor y muy buen amigo de sus amigos. Le gustaban los Toros y era muy buen aficionado a la Fiesta, llegó a ser apoderado de algún diestro de la época.

Estos valores se los transmitió a mi padre, Julián, Juli como le llamábamos todos.

Fotografías antiguas del Café Moderno de Logroño

Juli nace en el 118 de la Calle Marqués de San Nicolás, nuestra Mayor, el 28 de Diciembre de 1933. Estudió en los Maristas y desde muy joven colaboró con mi abuelo en el Café. Sus años jóvenes fueron muy duros, mi padre trabajó en los locales logroñeses de mi familia y hasta se desplazaba a otras ciudades como Pamplona para poder mantener la economía familiar.

fotografías antiguas del Café Moderno de Logroño
Comenzando la década de los setenta, nos dejó mi abuelo. Mi padre ya llevaba un tiempo al frente del negocio y fue él, el que decide dedicar parte del Café a lo que, actualmente, es nuestro Restaurante. Además, fue iniciativa suya poner en la Barra los bocadillos de calamares que tanta fama dieron al Moderno y que, aún en nuestros días, siguen siendo un estandarte de éste, nuestro Café. Ya en los comienzos de los ochenta, mi padre acomete la última (hasta la fecha) gran reforma del Moderno. En 1982, el Café Moderno toma la fisonomía que tiene en la actualidad. Espero en breve, emular aquel espíritu innovador, para darle al Moderno un pequeño “lavado de cara”.

No hace mucho que mi padre falleció.

En mí, ha dejado un gran vacío que intento llenar, dedicándome en cuerpo y alma a nuestro pequeño rincón logroñés. Soy un logroñés afortunado, me dedico a lo que me gusta, el Moderno es mi vida, mi esencia. Trabajo en el lugar más bonito de la mejor ciudad del Mundo, el Casco Antiguo de Logroño.

Logroño es mi ciudad, mi casa… Me gusta creer que cuando un cliente entra en el Moderno es como si entrara en el salón de lo que es una casa muy grande, nuestro Logroño.

Ser reconocido con la “Insignia de San Bernabé” me ha llenado de orgullo; es un honor que creo no merecer, y me gustaría dedicar este reconocimiento a todos los que a lo largo de los últimos cien años, han compartido con mi abuelo, con mi padre y conmigo, el bonito recorrido de mi historia familiar. Va por todos los clientes del Moderno, que es como decir va por todo Logroño. Soy el eslabón de una cadena, muy agradecido a los que me precedieron, a mi esposa, a la que adoro, y a la plantilla del Moderno que son, junto con todos los que pasan por esta casa, los que reciben este galardón. Muchas gracias a todos y sigamos teniendo “fibra de pájaro en el alma”.

Mariano Moracia Pérez